(By: Joseph L. M) — La Teología de la prosperidad, también conocida como Evangelio de la prosperidad, es un conjunto no sistematizado de doctrinas de ciertos grupos religiosos que enseñan que la prosperidad económica y el éxito en los negocios son una “evidencia externa” del favor de Dios.

Dinero
También es conocida como «Palabra de Fe» o «Confiésalo y recíbelo». Es una enseñanza común entre muchos telepredicadores y también entre algunas iglesias pentecostales y neo pentecostales (incluso entre predicadores evangélicos y carismáticos), la cual establece que Dios quiere que los cristianos sean exitosos en «todos sus caminos», especialmente en el área de las finanzas. Este evangelio nunca lo encontraremos en las escrituras.

Publicidad

Cristo no murió para aumentar nuestras finanzas, por otro lado, Dios no nos promete ser ricos en finanzas y Pablo advierte los deseos de querer ser rico 1 Timoteo 6:8-10:

Publicidad

8 Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos. 9 Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. 10 Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.

Es increíble que estas personas saquen estos textos de contexto para querer explicar una doctrina que los hará mas ricos y esto ya esta sucediendo, 50 de las 250 iglesias más grandes de Estados Unidos promueven el evangelio de la prosperidad. 46% de los cristianos dicen que Dios lo hará rico si tuvieran fe suficiente. En la Biblia vemos que a los profetas y apóstoles le costó la vida este evangelio. Los apóstoles padecieron desnudez, hambre y muchos dolores por amor a Cristo y estos fueron hombres de Dios. Entonces, la pregunta seria: ¿ ES BÍBLICA ESTA DOCTRINA DE LA PROSPERIDAD?

Compártelo:

This article has 3 Comments

    1. Santiago 1: 5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada;
      En el Antiguo Testamento existen muchas referencias de que Dios bendice a su pueblo escogido, y les hace multiplicar sus ganados, sus graneros se llenaban y tenían por lo tanto prosperidad económica, sin embargo el pueblo judío se apartó de Dios de forma deliberada y continua. En Salmos y Proverbios existen muchas referencias de que las riquezas no traen ni felicidad ni salvación (y la mayor parte las escribió Salomón, el rey más rico y más sabio de Israel).
      En el Nuevo Testamento se hace hincapié que las riquezas no salvan y en que el amor al dinero (no el dinero en sí) es la raíz de todos los males.
      José, pido al Padre en el Nombre de Jesucristo que abra su entendimiento y le haga conocer la verdad a través de su Palabra (1a Tes 5:21: Examinadlo todo, retened lo bueno)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *